ORIENTACIONES PARA PASCUA

EL OCIO ES EL TIEMPO PARA HACER OTRAS ACTIVIDADES DISTINTAS A LAS HABITUALES.

Todos disponemos de un tiempo limitado para desarrollar el proyecto personal que somos cada uno. En la vida hay trayectos en los que tenemos una ocupación absorbente ya sea porque estudiamos o trabajamos, pero luego hay mucho tiempo intermedio en el que nos dedicamos a otras cosas para divertirnos, descansar…

Este tiempo intermedio es el del ocio. La idea que tenemos nosotros del ocio es no hacer nada, es “matar el tiempo”, bastante lejos de la idea que tenían los griegos de ocio, para quienes estar ocioso, era dedicarse a actividades formativas de la mente y el espíritu, era cultivar lo mejor que tenemos las personas de sí mismos.

Este tiempo para otras cosas distintas a las habituales, lo tendremos que dedicar a otras actividades que desarrollen otros campos distintos de la persona y muy importantes: la amistad, la cultura, los hobbis, las aficiones….

El Dr Richard Ralley del Edge Hill College de Lancashire nos comenta que el sentimiento de aburrimiento durante las vacaciones de Pascua podría ser bueno para los chavales al proporcionar a su cerebro una buena posibilidad para el descanso.

La idea surge como contrapartida a esa reciente tendencia que tenemos los padres de las criaturas a tenerlos siempre ocupados, planificando actividades de todo tipo para hacer que su tiempo quede perfectamente cubierto:

“¡Niño!, ya te has pasado 7 minutos de ver la tele y por tanto se lo vas a tener que quitar a la clase de equitación de hoy; creo que ya va siendo la hora de que alguna vez sacrifiques tiempo de videoconsola, sobre todo teniendo en cuenta que el porrazo del coche del otro día fue a causa de que no llegábamos a karate desde el conservatorio”.

Ralley está llevando a cabo una investigación en la que pretende delimitar las ventajas del aburrimiento como emoción que genera beneficio en los chavales. No obstante, nos apunta que, como ya podíamos esperar, la clave está en “el equilibrio” entre actividades planificadas y tiempos no diseñados, en los que ellos se tengan que buscar la vida pensando en cómo emplear su tiempo.

 

Una  idea que tienen que tener clara nuestros hijos, es que estar ocioso no es estar sin hacer nada, sino dedicarnos a otras actividades que nos gustan, nos lo hacen pasar bien, aumentan nuestra creatividad y además nos forman.

 

BUSCAR EL EQUILIBRIO ENTRE TIEMPO DE TRABAJO Y TIEMPO DE DESCANSO.

El tiempo de ocio lo debemos dedicar a compartir experiencias con nuestros hijos sin que ello implique una ruptura con el hábito de trabajo y de estudio ya adquirido, por lo que dentro de nuestras posibilidades deben dedicar un tiempo diario (a ser posible siempre a la misma hora) a realizar trabajos escolares, repasar materias de clase o aumentar conocimiento.

¡No debemos perder el hábito de trabajo!

LOS PADRES HAN DE SER CONSCIENTES QUE SON EL MODELO Y REFERENTE PARA SUS HIJOS.

Gran parte de las conductas que se incorporan en un niño en el hogar es a través de la imitación que hacen los hijos a los padres. Hemos de ser muy conscientes de este mecanismo para no cometer errores educativos.

De ahí que los padres tienen que ir por delante en el aprovechamiento del tiempo libre, a qué se dedican, si lo hacen con aprovechamiento o si se quedan sin hacer nada frente al televisor, si tienen suficientes hobbies, si saben abrir nuevos campos de interés entre los que les rodean….

          Por la imitación que hemos dicho de las conductas de los padres por los hijos, es frecuente que las aficiones de los padres, sean muy parecidas con las de los hijos, aunque hemos de respetar los propios intereses que tienen éstos.

SE HA DE BUSCAR EL DISFRUTAR JUNTOS TODOS LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA.

Hemos de tener en cuenta que la finalidad del aprovechamiento del tiempo de ocio es desarrollar otras habilidades secundarias de la persona que contribuyen a la formación integral de la misma, como pueden ser las habilidades físicas o manipulativas. Además de ellas, otro de los objetivos tiene que ser el fomentar el espíritu de unidad entre los miembros de la familia, y las actividades para el ocio son un medio extraordinario para ello. Cuando los miembros de un grupo hacen las mismas cosas, comparten las mismas vivencias y sienten parecido.

Hemos de tratar pues, que existan unos núcleos de intereses comunes en la familia, adaptados a los niveles de desarrollo de sus miembros. Esta tarea la tienen que empezar los padres desde cuando son muy pequeños los hijos, animándoles a la práctica de actividades, en las que los hermanos mayores ya están introducidos.

Una de las dificultades que surgen es los distintos intereses que tienen por distintas edades que tienen los hermanos. Cuando hay poca diferencia de edad entre los hermanos todos participan de las mismas actividades, pero a partir de la adolescencia los intereses pueden ser muy divergentes.

IMPLICAR A LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA EN LA PREPARACIÓN DE LAS ACTIVIDADES.

 

Anuncios

0 Responses to “ORIENTACIONES PARA PASCUA”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: