CONFERENCIA PADRES INFANTIL Y PRIMARIA

Les adjuntamos la información aportada en laconferencia que se realizó en el Colegio a los padres de infantil hasta 4º de Primaria. 

 

DISCIPLINA

 en el

ÁMBITO FAMILIAR

 

¿QUÉ ES UNA U.P.C.?

  •  Aquel recurso que, perteneciendo a una corporación local, desarrolla actuaciones encaminadas a reducir y/o evitar el uso/abuso de drogas así como promover hábitos de vida saludables.
  •   Subvencionado y acreditado por la Dirección General de Drogodependencias, Consellería de Sanidad.
  •   Recurso público, gratuito, de acceso directo para cualquier persona que reside en la Comarca Camp de Turia.

  

UNIDAD DE PREVENCIÓN COMUNITARIA  (U.P.C.)

MANCOMUNIDAD CAMP DE TURIA

Pla de L´Arc, s/n

46160 – Liria

Telf. 96.279.26.25      Fax. 96.279.26.61

E-mail:   upc_mancturia2002@yahoo.es

Técnicas:  Lorena Amado  –  Ana Pérez

 AREAS DE INTERVENCION

 Ámbito Escolar

 Ámbito Familiar

 Ámbito Comunitario

 Atención Individualizada

 

 

OBJETIVOS GENERALES

 

  •  Disminuir la incidencia del consumo de drogas.
  •  Retrasar la edad de inicio en el mismo.
  •  Detectar de manera precoz los casos de uso/abuso potencialmente problemáticos.

 

 

OBJETIVOS ESPECIFICOS AMBITO FAMILIAR

Dotar a los padres de estrategias preventivas en el núcleo familiar: 

  •  Identificar factores de riesgo y de protección,
  •  Incidir en estrategias de prevención,
  •  Orientar (o, en su caso, derivar) los casos que requieran intervención específica.

 

FACTORES DE RIESGO

 “Aquellas circunstancias o características personales y ambientales que, relacionadas con la droga, aumentan la probabilidad de que una persona la consuma”. 

  •  Para que se produzca una conducta de riesgo es necesaria la interacción de diversos factores (pluricausalidad),
  •  No son válidos para cualquier edad o contexto,
  •  Sólo nos permiten hablar en términos de probabilidad (no causa-efecto).

 

 

 

 

 

SUSTANCIA
AMBIENTE
PERSONA

 

SUSTANCIA

AMBIENTE

PERSONA

 Disponibilidad de drogas

 

Efectos farmacológicos

ESCUELA: falta de integración

escolar, fracaso académico, etc.

FAMILIA: estilo educativo

inapropiado,

dejadez de funciones, etc.

 

GRUPO DE IGUALES:  excesiva dependencia de los amigos, actitudes favorables hacia el

consumo, presión del grupo, etc.

MEDIO LABORAL: características del proceso productivo, ambiente laboral, falta de trabajo, etc.

 

OTROS: vivir en determinados barrios,

publicidad, conjunto de valores sociales, carencia de centros recreativos, etc.

 

Edad: adolescencia

 

Estado general del organismo

Carga genética

Rasgos individuales:

Baja tolerancia a la frustración, pobre autoestima, alta necesidad de aprobación social, inseguridad en uno mismo, etc.

 

IMPORTANCIA DEL NUCLEO FAMILIAR

 

  •  Primer agente socializador; en él convivimos, crecemos y maduramos. 
  • * Aprendizajes “perennes“: en el seno de la familia se adquieren y desarrollan las actitudes, creencias y hábitos que determinarán cómo se haga frente a la vida y a sus dificultades. Aunque son muchas las influencias recibidas desde nuestro entorno, posiblemente las que más huella dejan y más perduran son las transmitidas por nuestros padres. 
  • * Tamiz de otras influencias socio-ambientales. Durante buena parte de nuestras vidas, las influencias que se reciben de otros contextos (colegio, amigos, televisión, etc.) pasa, o al menos debería pasar, por el filtro de los progenitores. 
  • * Capacidad de fomentar factores de riesgo o de protección. Por ejemplo, el grado de autoestima de un niño puede actuar como importante factor de riesgo o de protección ante determinadas conductas, y los padres, con su estilo educativo concreto, contribuyen a aumentarlo o disminuirlo. 

 

FUNCIONES INELUDIBLES

 

  • * APOYO (Necesidad afectiva)

 

  • * CONTROL (Normas)

 

 

ESTILOS EDUCATIVOS

 

  • * REPRESIVO
  • * PERMISIVO
  • * SOBREPROTECTOR
  • * FORTALECEDOR

 

 

 

FORTALECEDOR

 

REPRESIVO

 

SOBREPROTECTOR

 

PERMISIVO                              

 – CONTROL FIRME, NO RIGIDO

 

– NORMAS RAZONADAS

 

-LIMITES ENTRE ROLES CLAROS, NO INFLEXIBLES

 

– PROMUEVE CONTROL INTERNO (INTERIORIZACIÓN DE VALORES Y NORMAS)

 

– ALTOS NIVELES DE APOYO

 

-COMUNICACIÓN BIDIRECCIONAL

 

 

 

 

 

Satisface necesidades de APOYO y CONTROL,

 

 -MAS CASTIGOS QUE ALABANZAS

 

– NORMAS NO RAZONADAS

 

– CONTROL EXTERNO

 

-LIMITES ENTRE ROLES RIGIDOS

 

– BAJA COMPRENSIÓN Y APOYO

 

-COMUNICACIÓN UNIDIRECCIONAL

 

 

 

 

 

 

 

 

Ofrece CONTROL SIN APOYO, por lo que no favorece la autoestima ni la autonomía.

 

 – CONTROL MEDIANTE EL AFECTO Y “CHANTAJE EMOCIONAL”

 

– PROTEGE A LOS HIJOS DE LAS CONSECUENCIAS DE SUS ACTOS

 

-LIMITES ENTRE ROLES DIFUSOS

 

– SE PRETENDE SER AMIGO DEL HIJO, SU ALIADO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Satisface la necesidad de APOYO y fomenta la autoestima, pero no contribuye en nada al autocontrol .

 – PERDIDA DE LIMITES ENTRE ROLES

 

– NO IMPLICACIÓN AFECTIVA

 

– ABANDONO DE LA FUNCION EDUCATIVA

 

– FRECUENTES MENSAJES DE DESCONTENTO O DESAPROBACIÓN.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No ofrece ningún modelo de referencia a los hijos; CARECE DE APOYO Y CONTROL .

ESTILOS EDUCATIVOS MÁS FRECUENTES

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

APOYO

CONTROL

MODELAJE

 Sobreprotección,

Desprotección, Indiferencia,

Percibir relaciones familiares

como negativas.

 

 Normas difusas,

Autoritarismo,

Ausencia de disciplina.

 Consumo de drogas legales.

Hábitos de vida en relación a la salud (alimentación, deporte, …)

FACTORES DE RIESGO

 

  • * Relacionadas con la función de APOYO
  • * Relacionados con la función de CONTROL
  • * Relacionados con la TRANSMISION DE MODELOS

 

 

 

 

Dado que en este texto nos centramos en lo referente a DISCIPLINA, a continuación se incide exclusivamente en el control y la necesidad de límites y normas.

 

RIGIDEZ EN LAS NORMAS:

 

  • * No favorece el autocontrol de la persona ni, por tanto, su autonomía (se basa en el control externo, pero no en la interiorización de normas).

Ejemplo: ponerse el cinturón de seguridad. No es lo mismo colocárselo nada más subir al coche por estar convencido de que nos protege en caso de accidente, que ponérselo cuando se ve a la policía para evitar una multa.

 

  • * ¿Qué pasa cuando desaparezca la posibilidad de castigo? Posiblemente reaparecerá la conducta que pretendíamos eliminar.

 

  • * El autoritarismo no potencia la creación de una identidad propia, además de provocar en el adolescente el frecuente rechazo del sistema de valores paterno.

 

  

NORMAS DIFUSAS

 

  • * Tampoco favorecen el autocontrol; para que éste se de, debe existir primero control externo que oriente y de referentes claros.
  • * No contribuye a la construcción de una identidad propia (esquema de valores, autoconcepto, etc.) porque no ofrece pautas ni modelos iniciales sobre los que construir las bases de la personalidad.

 

FACTOR DE PROTECCION 

LA AUTODISCIPLINA:

 

Responde al deseo interno de actuar bien. Pero sólo se adquiere a partir de una AUTORIDAD FIRME Y RAZONABLE por parte de los padres.

 

¿COMO  DESARROLLARLA? 

El buen uso de las normas

 

  • * Deben existir siempre
  • * No pueden ser inamovibles. Se debe dejar un espacio de libertad atendiendo a
  • § Edad (en edades tempranas no es necesario dar demasiadas explicaciones).
  • §Conducta (es lógico aumentar el margen de libertad cuando los hijos demuestran actuar de manera responsable, así como a la inversa.)
  • * Se ponen para ser respetadas.
  • * Las normas deben cumplir cuatro principios básicos:

 

  •  Ser realistas, es decir, que se puedan cumplir.

Ejemplo: No se podría pedir a un niño hiperactivo que permanezca tres horas seguidas estudiando y sin levantarse de la silla.

  •  Consistentes: su aplicación debe ser la misma independientemente de circunstancias como nuestro estado de ánimo, el cansancio, etc.
  • Coherentes: las normas no pueden ni deben ser las mismas para toda la familia, pero sí deben guardar coherencia entre ellas. De igual forma, la educación también resultará incoherente si los padres no actúan a modo de “frente común”.
  • Claras. No se pueden cumplir indicaciones que no se entienden bien. Por ello es importante que los niños
  • Sepan exactamente qué es lo que se espera de ellos. No es suficiente que esté claro para nosotros, lo debe estar para ellos.

Ejemplo: “Mamá , ¿puedo ir al parque?

Respuesta imprecisa: “si, si te portas como debes”

Respuesta correcta: “si, si recoges tu habitación”.

  • Sepan qué importancia tienen esas normas para sus padres y qué pueden esperar si las incumplen.

 

TIPOS DE NORMAS

(Los ejemplos solo pretenden aclarar la explicación; el contenido de las diversas normas lo pone cada familia, y lo que es muy importante para una puede no serlo para otra. Lo que sí es conveniente es tener muy presente el siguiente esquema).

 

FUNDAMENTALES: pocas, muy claras, innegociables y de cumplimiento obligado.   

Ejemplo: no agredir a otro miembro de la familia.

 

IMPORTANTES: poco numerosas e igual de claras, pero matizables en función de las circunstancias.

Ejemplo: la hora de llegar a casa.

 

ACCESORIAS: regulan aspectos de la vida doméstica. En general se deben cumplir, pero cabe la negociación.

Ejemplo: colaborar en tareas domésticas.

 

¿Cómo actuar cuando las normas se incumplen?

 

1.-Escuchar su explicación.

2.-Siempre es mejor REFORZAR UNA CONDUCTA CORRECTA que castigar la inadecuada.

3.-Sin embargo, castigar o eliminar privilegios es útil para hacer respetar determinados límites y mantener la coherencia de la disciplina.

 

EL CASTIGO EFICAZ

 

  •  Debe seguir de inmediato al mal comportamiento
  •  Ser proporcional al hecho que lo ha originado
  •  Nuestro hijo debe saber exactamente porqué se le castiga, así como lo que debe hacer para que esa situación no se vuelva a repetir.
  •  El castigo debe imponerse con firmeza (es decir, a los dos minutos no se “hacen las paces”)
  •  Debe ser predecible por parte de nuestros hijos.
  •  El cariño es incondicional: nunca hay que amenazar diciendo “no te vamos a querer” (el niño que percibe que sus padres le quieren, independientemente de su conducta, crecerá con una autoestima fuerte).
  •  Debemos atender a la edad y madurez de nuestros hijos.
  •  Hay que elegir un castigo que realmente suponga alguna consecuencia negativa.
  •  Jamás debe implicar humillación o descalificación.

 

 

ALGUNAS SUGERENCIAS CONCRETAS…

 

Se enumeran a continuación una serie de ideas sencillas que, cuando se utilizan, mejoran nuestra calidad de vida. Aplicarlas requiere tan sólo leerlas, pensar sobre ellas y decidirse con paciencia y humor.

 

  • Aspirar a la paz y la tranquilidad.

Es muy fácil trasladar a casa nuestras múltiples preocupaciones; seamos conscientes de lo contagiosas que son las tensiones e intentemos minimizar los efectos negativos de nuestros problemas para alterar lo menos posible a nuestros hijos. Hay muchas formas de intentarlo:

  •  No criticar constantemente: “siéntate bien”, “pide las cosas por favor”, “recoge tu plato”, “no te ensucies”, “no contestes”, … . No habrá paz en un ambiente donde cualquier cosa da pie a crear tensiones. Es mucho más útil llamar la atención sobre lo realmente importante y pasar por alto el resto. Las maneras exageradas y constantes de disciplinar suelen ser contraproducentes.
  •  No tomar las cosas a la tremenda. Con frecuencia nuestra reacción ante un hecho poco importante alcanza unas proporciones descomunales (lo que suele tener más relación con nuestro cansancio, nuestros problemas, nuestro hartazgo, que con lo que realmente nuestro hij@ ha hecho). ¿De verdad nos vale la pena que las migajas de un bocadillo en la alfombra, los pies en el sofá, la ropa desordenada, etc. nos lleven a semejante regañina?
  •  Lo pasado, pasado está. Los niños suelen olvidar rápido el problema, pero generalmente los adultos no. Esa actitud negativa mantiene elevada la tensión, fomenta la mala conducta y garantiza la infelicidad. El enfado mantenido sólo genera malestar en los padres, no niños estables ni mejor educados. Ellos la hacen, nosotros los disciplinamos y borrón y cuenta nueva.
  •  Bajar el volumen y reducir el nivel de actividad. Tal y como ocurre con las tensiones, también la paz y la tranquilidad son cualidades muy contagiosas. Es difícil aplicar disciplina en un hogar que se habla a gritos, los niños discuten todo el tiempo, la televisión está a todo volumen… Hay que tener en cuenta que los niños pequeños se comportan mejor con el volumen bajo y sin muchas distracciones alrededor. De igual modo, si un niño está sobreexcitado, hay que darle su tiempo para que se calme (en este caso no debemos esperar un buen comportamiento al sentarse a cenar en la mesa, que se meta en la cama y se duerma, que viaje tranquilo en el coche, …) .
  •  Organización y rutina. Los niños viven más seguros y contentos en un ambiente organizado. De la misma manera que da tranquilidad tener la certeza de que a ciertas horas se come o conocer el horario del colegio, también es importante (en la medida de lo posible) planificar nuestras actividades con antelación y advertir a los hijos de lo que se avecina. (Los padres desorganizados suelen tener hijos desorganizados, receta perfecta para el caos).
  •  En esta línea, es sumamente útil estar atento a los detonantes, es decir, aquellas situaciones que sistemáticamente nos traen complicaciones: hacerse el remolón por la mañana para llegar tarde al cole, ver la TV sin tener hechos los deberes, ser caprichoso y pedigüeño en una tienda, etc. Si analizamos sus tretas con cierta distancia, resulta fácil comprobar que no tienen tantas pero consiguen sacarnos de quicio día a día con ellas. Es mucho más productivo evitar ciertos detonantes que poner las cosas en su sitio después de haber saltado todo por los aires.

 

  • Ser positivo.

Parémonos a pensar cuántas veces hemos dicho en un rato a nuestros hijos la palabra “no!” (“Te he dicho que no!”, “Basta!”, “te la estás ganando!”, “castigado!”… Esto desmoraliza a cualquier padre, terminando el día con la horrible sensación de ¿qué estoy haciendo mal? ¿Qué me deparará el día de mañana?. Caer en una dinámica tan negativa y en la crítica constante, altera nuestra actitud hacia todo lo que nos rodea. Cualquier técnica de educación surte más efecto cuando se aplica por padres positivos: en primer lugar hay que creer en lo que se hace y después transmitirlo con claridad y sin titubeos a nuestro hij@s. Usemos la frase “así es como va a ser” descartando cualquier otra posibilidad: “bueno, ya veremos”, “depende”, “dentro de un rato hablaremos”, etc.

  • Expectativas razonables.

Muchos problemas no se producirían si supiéramos de verdad qué podemos esperar y no pidiéramos peras al olmo. Normalmente los niñ@s no tienen mala intención; sólo son impulsivos y, frecuentemente, con tendencia a sufrir o provocar accidentes. Si dejamos algo de valor a su alcance y ellos lo rompen, probablemente la responsabilidad sea más nuestra que suya.

 

  • Coherencia”: en esta casa, sólo hay un reglamento”.

Es imprescindible aunar esfuerzos y hacer entre los padres un frente común. Jamás deberíamos discutir abiertamente delante de nuestros hij@s sobre su disciplina. Es muy difícil educar y crear niños estables en los hogares donde los mensajes son contradictorios, las normas varían de un día para otro o en función de la persona que los cuida en ese momento. Los hij@s que crecen con esa incoherencia son más inseguros, más infelices y más difíciles de manejar. (Cosa distinta es la intervención de las abuelas o cuidadores externos: los niñ@s tienen una gran capacidad para absorber los distintos tipos de disciplina y el umbral de tolerancia de cada situación. Pero los principales responsables y quienes más influencia ejercemos, somos los padres).

 

  • Fomentemos la buena conducta.
  •  Sorprender a nuestros hij@s siendo buenos. ¿Cuántas veces intervenimos para regañar por lo incorrecto y no decimos nada ante un buen comportamiento? Los niños suelen repetir las conductas que nos llaman la atención por tanto es muy útil destacar y aplaudir aquello que nos gusta o cualquier mejora que hayan conseguido. (“Muy bien, has hecho los deberes sin que te lo recordara” “¡Estupendo! Da gusto ver tu habitación tan recogida!”, “estamos muy contentos de que hayas mejorado la nota de matemáticas”)
  •  Ver el mal comportamiento como la excepción, no la regla. (“No lo entiendo hijo, tu no sueles actuar de esta manera”, o “sabes hacer las cosas mucho mejor”).
  •  Ofrecer incentivos: dar una recompensa por el trabajo bien hecho siempre es motivador a la vez que fortalece la voluntad de mantener la buena conducta.
  •  Ofrecer alternativas para que nuestro hij@ pueda elegir (obviamente, siempre y cuando sea posible). En vez de “cállate!”, “puedes quedarte aquí en silencio o irte a otra habitación”.
  •  Ignorar la conducta inadecuada: determinadas palabrotas, berrinches, pataletas… persiguen, fundamentalmente, atraer nuestra atención. Pasarlas por alto conlleva frecuentemente que el niñ@ las abandone por ineficaces.
  •  Expresar nuestro enfado de forma breve y pausada. Debemos dar una explicación corta y clara; hacemos una pausa para que nuestras palabras surtan efecto e imponemos las consecuencias. “Basta!. Sabes hacer cosas mejores que pintar en una pared. (Pausa de unos segundos). Ve a por toallitas y la limpias inmediatamente”. No recurramos a gritos, insultos o tacos; la firmeza y serenidad suponen un mayor impacto para el niñ@ y tienen mayor credibilidad.

 

CONSIDERACIONES FINALES RESPECTO A LA DISCIPLINA

 

  • La palabra DISCIPLINA significa formar, enseñar y en ningún caso equivale a castigo. Entendamos la disciplina como un proceso constructivo, positivo.

 

  • Con frecuencia nos esforzamos sin obtener los resultados esperados en la educación de nuestros hij@s. O educamos a golpe de intuición, atendiendo a nuestro estado de ánimo, al momento puntual, sobre la marcha. Para casi todo se nos prepara en la vida, pero recibimos pocas o ninguna instrucción para criar a un hijo. Por ello cada vez se busca más asesoramiento y orientaciones sobre cómo hacerlo. Para conseguir una disciplina más eficaz, resulta imprescindible reflexionar al respecto:

 

  •  ¿Cómo nos educaron a nosotros?
  •  ¿Cuáles son nuestras mejores virtudes y qué debemos mejorar?
  •  ¿Qué criterios usamos para educar a nuestros hijos?
  •  ¿Qué valores les queremos transmitir y cómo lo hacemos?
  •  ¿Hay acuerdo sobre lo anterior entre madre-padre u otros educadores?
  •  ¿Cómo es nuestra relación con los hijos?
  •  ¿En qué la podemos mejorar?

 

Nuestra buena intención o buenos sentimientos no nos convierten automáticamente en buenos educadores: educar requiere preparación, aprendizaje, paciencia, ilusión, esfuerzo y constancia, y es importante tener conciencia de ello.

 

 

 

 

  • Empecemos a educar desde la más tierna infancia:

 

  •  No esperar a que el mal comportamiento se pase con la edad: cuanto más tiempo siga comportándose mal un niño, más probable será que siga ocurriendo así en el futuro.
  •  La niñez es el periodo de aprendizaje y entrenamiento más importante para aprender a vivir el resto de la vida.
  •  Educar es prevenir: muchas intervenciones familiares posteriores serían innecesarias si se educara con coherencia desde edades tempranas.

 

  • No entendamos el hogar como el lugar en el que satisfacer nuestras necesidades básicas (p.ej. alimentación, sueño). Es un espacio que debe posibilitar el aprendizaje, la armonía, el bienestar de todos y cada uno de sus miembros.

 

  • Cada persona es única. Entonces, ¿debemos tratar a todos los hijos igual? Cada hijo necesita un trato adaptado a su propia personalidad, cualidades, limitaciones… Antes de abogar por la igualdad (con frecuencia ineficaz), apliquemos criterios de equidad que nos ayuden a relacionarnos con cada hijo según sus necesidades o características concretas.

 

  • Con frecuencia, el éxito en la aplicación de nuevas estrategias educativas requiere un cambio en nuestras actitudes y formas de reaccionar; es decir, hemos de modificar nuestros hábitos educativos y de interacción: actuando tal y como venimos haciéndolo no podemos esperar resultados distintos la los que ya hemos obtenido. Por tanto, aunque tengamos una fuerte tendencia a reaccionar de cierta manera, es preciso introducir cambios para obtener otros resultados. Pero no es suficiente modificar comportamientos: tan importante como ello es la convicción de que tal cambio es útil y va a surtir efecto.

 

En la misma línea, las parejas que entienden la técnica que aplican, el mecanismo que rige las conductas y que se muestran más flexibles, suelen tener una convivencia más sana y obtienen mejores resultados en la educación de los hijos.

 

  • En definitiva, no se trata de ser un experto ni de aplicar complejas técnicas educativas. Lo verdaderamente importante es entender que a nuestros hij@s les va mucho mejor cuando:

 

  •  Se sienten queridos,
  •  Viven en el seno de un hogar sin tensiones,
  •  Ven un buen ejemplo en sus padres,
  •  Reciben una educación clara y coherente,
  •  Son educados por unos padres con confianza en sí mismos.

 

 

 

 

 

 

LECTURAS RECOMENDADAS

 

  • “Portarse bien”. S. Garber. Ed. Médici, Barcelona, 2007.
  • “Pórtate bien”. Mª L. Ferrerós. Ed. Planeta, Barcelona, 2006.
  • “Domar niños. Guía para los padres con hijos de uno a cuatro años”. C.Green. Ed. Médici, Barcelona, 2000.
  • “Pequeños problemas y grandes cuestiones”. C. Bunet y A. Sarfeti. Ed. Medici, barcelona, 2003.
  • “El niño feliz” D. Corkille. Ed. Gredisa, Barcelona, 2005.
  • “Cómo educar con sentido común” T. B. Brazelton. Ed. Medici, Barcelona, 2005.
  • “Berrinches, enfados y pataletas” J. Pearce. Ed. Paidós, Barcelona 2000.
  • “Recetas para educar” C.Meeks. Ed Médici, Barcelona 1999.
  • “Ser Padres” D. Maciá. Ed. Pirámide, Madrid, 2005.
  • “Cómo inculcar valores a los hijos” D. Law. Ed. Plaza y Janés. Barcelona, 2000.
  • “Decir No”. A. Phillips. Ed. Plaza y Janés, Barcelona, 2002.
  • “El no también ayuda a crecer”. Mª J. Álava. Ed. La esfera de los libros, Madrid, 2004.
  • “Grandes ideas para educar sin discutir”. M.grose. Ed. Médici, Barcelona, 2002.

 

 

 

Anuncios

0 Responses to “CONFERENCIA PADRES INFANTIL Y PRIMARIA”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: