Curso: ¿Cómo puedo proteger a mis hijos de las drogas?

Fecha: 04/10/2011
Finaliza: 20/12/2011
Fechas detalladas: Todos los martes, del 4 de Octubre al 20 de Diciembre de 2011 en Valencia
Horario: Martes de 18.00 a 20.00 horas
Lugar: Salón de Actos del Palacio de Colomina Calle Almudín,1 Valencia 46003

La Universidad Cardenal Herrera (CEU) oferta gratuitamente este curso, más información: http://www.uchceu.es/actividades_culturales/2011/seminarios/como_puedo_proteger_a_mis_hijos_de_las_drogas.aspx

Vuelta a una rutina ordenada

CRISTÓBAL RAMÍREZ 11/09/2011

EL PAÍS SEMANAL

 

¿Su hijo no prueba las verduras? ¿Tiene el cabello debilitado? ¿El sol le ha dejado marcas en la piel? ¿Es el primero en coger la gripe cada invierno? Consejos y trucos para que estén sanos todo el año.

Se acabaron las vacaciones y con ellas se fueron el descontrol de horarios, las cantidades industriales de grasas, dulces, helados y refrescos, y los baños de sol y agua. Acostumbrarse a septiembre es duro, porque para los niños y adolescentes significa menos libertad y volver a las obligaciones y los estudios. Un rollo, piensan ellos. Mejor hacerles ver que la vuelta a la normalidad es por su bien. Aquí van consejos en alimentación, belleza, enfermedades y deporte para que lleguen sanos al próximo verano.

Un consejo para promover una dieta equilibrada entre los niños es hacerles partícipes en la lista de la compra

NUTRICIÓN

El verano es un periodo de excesos. En septiembre hay que volver al orden nutricional de siempre. Susana Monereo, jefa de endocrinología y nutrición del hospital universitario de Getafe, propone que toda la familia haga un examen de conciencia posvacacional. Y luego, planificar los menús: “Se ha de ir a la compra con la lista de lo que se va a comer durante la semana y no improvisar con lo que se tenga en casa. Más fibra, cereales integrales, verduras, pescado y fruta. Y menos carnes magras”.

¿Y qué pasa si los pequeños se rebelan? Javier Aranceta, dela Sociedad Españolade Nutrición Comunitaria, aporta unos trucos: todas las noches se debe dejar preparada en la mesa una parte del desayuno, como la caja de cereales, las tazas y el bol de frutas. Esta escenografía recordará a los niños que tienen que desayunar tranquilos. “En la mochila del colegio”, continúa Aranceta, “les meteremos una botella de agua (pequeña hasta los 10 años y grande para los adolescentes), más bocadillo, fruta o yogur. No es preocupante si parte del bocadillo vuelve. Lo más importante es evitar la tentación de la bollería e inculcar hábitos saludables”.

A la hora de la comida, recalca el presidente dela Sociedad Españolade Nutrición Comunitaria, hay que insistir en las dos o tres verduras que les gusten. Trucos: lechuga muy picadita y tomate sin piel en las ensaladas, y que el niño la aliñe para que se convierta en protagonista. Los purés se han de tomar un par de veces a la semana, y para evitar reticencias hay que lograr que no se note lo verde, asociado a las verduras. “Lo ideal es 25% de verdura de hoja verde, como acelga o espinaca, y el resto zanahoria, calabaza y patata, que dan un sabor más dulzón”, apunta el doctor Aranceta. Y recuerda que a partir de los 12 años suele haber problemas con los purés, porque a los niños les remite a la infancia. La solución es dejar algunas verduras sin triturar o servir con picatostes. El pescado no ha de tener espinas y se ha de preparar a la romana, al horno o con salsa, y acompañado de patatas al horno (nunca fritas). “Si sobra pescado, se aprovecha para elaborar croquetas, que suelen gustar mucho”, recuerda Aranceta. La cena varía en función de la comida: si al mediodía se sirvió puré, por la noche, tortilla o pollo. La fruta, además de en el postre, se puede tomar en zumos elaborados en casa y mezclados con zanahoria y lechuga. Último consejo para promover una dieta equilibrada: ir a la compra los sábados y hacer a los niños partícipes en la lista para que no den guerra por zamparse unas patatas y para que su alimentación no les resulte algo ajeno.

LA PIEL

Mucho sol y mucho cloro de piscina y con la entrada del otoño se ven los efectos. Leticia Carrera, farmacéutica especialista en bioquímica y directora técnica de los centros de tratamientos médico-estéticos Felicidad Carrera, alerta de que se han de extremar los cuidados durante el verano, pero también con la llegada del otoño: “El calor del sol consigue mejorar las pieles grasas los primeros días de exposición porque ayuda a secar los granitos. Sin embargo, la exposición prolongada consigue el efecto contrario: activar la secreción de las glándulas sebáceas en las pieles grasas, seborreicas o acneicas, muy frecuentes en adolescentes. Para regular este exceso de grasa es conveniente utilizar cosméticos o tratamientos seborreguladores, y si el problema persiste, en otoño recomendamos realizar un tratamiento específico para eliminar los granos y prevenir su aparición, cerrar los poros, borrar las cicatrices marrones y mejorar el aspecto de la piel. El cloro también daña las capas superficiales, por lo que es conveniente mantener la piel hidratada durante y después del verano”.

Los cuidados deben ser diarios y a lo largo de todo el año. Carrera recomienda utilizar desde bebés jabones suaves e hidratar todo el cuerpo cada día. A partir de los 12 años, aconseja el uso de un jabón suave específico para regular la grasa. Rutina: limpiar la piel dos veces al día e hidratarla después con una crema sin aceites, que no brille, para que sea mejor aceptada por los jóvenes, y que tampoco aporte grasa. Estos cuidados, apunta Carrera, también contribuyen a contrarrestar los efectos del viento y el frío, sobre todo en el rostro, “donde pueden surgir zonas ásperas, descamadas o con un aspecto mate y sin luminosidad”.

EL CABELLO

El problema de la grasa en la piel también afecta al pelo. Ángel Lousas, del centro Biotratamientos Naturales de Madrid, recomienda en esta época “un buen corte para sanear el cabello, ya que en verano se deshidrata en exceso, se reseca y no se cuida suficientemente”. Y luego, en casa, se deben utilizar champús con un PH ácido afín a la piel de cada uno para evitar las alteraciones de las glándulas del sudor y la grasa y minimizar problemas como la caspa o la caída del cabello. “Los productos han de ser suaves para que no taponen los folículos de la piel. Mejor cuanto menos químicos”, ilustra Lousas. “Los niños y jóvenes deben acostumbrarse al acondicionador, que hidrata el pelo y hace que no pierda brillo. Las gominas no han de tener alcoholes ni resinas fuertes y tampoco han de dejar residuos”. En una época de cambios como es la adolescencia se generalizan los tintes para el cabello, sobre todo entre las chicas. Lousas les hace saber que “la coloración ha de ser lo más natural posible y siempre se ha de emplear un protector térmico después del acondicionador para evitar la deshidratación que produce el calor de las planchas y los secadores”.

EJERCICIO Y DEPORTE

A la dieta equilibrada hay que añadir el ejercicio físico. Juan Carlos Luis, profesor de ciencias de la actividad física y del deporte enla Universidadde Alcalá de Henares, subraya la importancia del ejercicio a edades tempranas: “Promueve el bienestar personal y la creación de un estilo de vida activo a nivel físico, mental y social, además de prevenir el sedentarismo y la obesidad”. Dice que aparte de las clases de educación física, cada niño debería invertir tres horas semanales por las tardes. Hay deportes concretos para mitigar las patologías más comunes a estas edades. Luis recomienda ejercicios aeróbicos ligeros para el asma, además de yoga, pilates o taichi para aprender a controlar la respiración. La escoliosis, argumenta el profesor, precisa trabajos de movilidad articular y de estiramiento muscular, extendiendo las concavidades y fortaleciendo las convexidades de la columna, así como abdominales y oblicuos. Y los niños con sobrepeso deben mejorar la fuerza muscular y la flexibilidad.

PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES

Con el frío llegan las enfermedades. Josep Marès, director del Institut Pediátric Marès-Riera de Blanes, en Girona, y autor del actual protocolo de vacunas, afirma que la incorporación al cole implica más contacto con niños y más horas en el aula, un ambiente cerrado. A esto se une una climatología que propicia las enfermedades respiratorias: resfriados, cuadros faríngeos, bronquitis, laringitis y gripe. ¿Hay medidas para evitar estas patologías? Marès recomienda algunas: que los niños estén vacunados (“la vacuna antigripal solo es obligatoria en algunos grupos, pero los padres pueden solicitarla, y es una medida de prevención y un acto solidario porque así nos protegemos todos”), que el niño se coloque el pañuelo en la boca si tose o estornuda, que se lave las manos (“primera lección en la que hay que educar”), que las clases tengan ventilación y temperatura adecuadas, que los niños salgan al patio (“porque no enferman fuera por el frío, sino en el aula, que es un foco de virus”) y que los padres no envíen a sus hijos a clase hasta que no estén recuperados del todo. Además  un niño bien alimentado es una buena garantía contra las infecciones”.

 

La elección de las actividades extraescolares

Las actividades extraescolares están encaminadas a procurar la formación integral del alumnado en aspectos referidos a la ampliación de su horizonte cultural, el uso del tiempo libre, etc.

Se realizarán fuera del horario lectivo y tendrán carácter voluntario.

La lista de actividades extraescolares que hoy en día puede realizar un escolar es amplia y variada y tanto docentes como padres y madres deben ayudarles y orientarles en la elección de esas actividades.

Las extraescolares consiguen despertar inquietudes en los niños y niñas, reforzar sus conocimientos en algún área determinada, fomentar su creatividad y desarrollar sus valores, por ese motivo es tan importante elegir la actividad más adecuada para cada escolar, siempre teniendo en cuenta su opinión.

Las actividades que se realizan fuera del horario lectivo tienen como objetivo principal que el niño y niña aprendan divirtiéndose, al mismo tiempo le sirven de desahogo y distracción en sus obligaciones y quehaceres diarios. Estas actividades pueden realizarse dentro o fuera del centro docente y su principal característica es su carácter lúdico.

La importancia de una buena elección

La elección de las extraescolares debe ser tomada teniendo en cuenta la opinión del niño ya que de lo contrario se convertirá en una carga para él. Es fundamental escoger la que más le guste y divierta, a la vez que favorezca su desarrollo personal, le ayude a relacionarse con los demás y facilite su sociabilidad.

Para decidir qué tipo de actividad es la más adecuada para nuestros hijos e hijas hay que tener en cuenta varios factores, como su personalidad, sus gustos y sus habilidades. Para un niño tímido, por ejemplo, lo más adecuado es que realice actividades que se desarrollen en grupo. El teatro, el baile, etcétera, son muy recomendables ya que les obliga a relacionarse con el resto de los niños y niñas y a potenciar el compañerismo.

Si se trata de un escolar muy activo podrá desarrollar actividades deportivas de equipo que le ayuden a liberar tensiones y a autocontrolarse en situaciones diversas. Por el contrario, si nuestro hijo o hija no es muy activo, la mejor será aquella que se pueda realizar individualmente, pues le obligará a esforzarse más: la natación, la hípica, el esquí o cualquier otra actividad que requiera de un esfuerzo individual será una buena elección.

Para aquellos escolares muy creativos, actividades como la escritura, la pintura, la música o la fotografía serán su mejor opción fuera del horario lectivo, toda vez que potencian su imaginación y su fantasía y, además, en ellas pueden plasmar y desarrollar sus ideas.

Es importante no sobrecargar al niño o niña con la realización de actividades extraescolares; al contrario, debemos asegurarnos de que, aun realizándolas, disponen de tiempo libre propio para jugar, estar con su familia, los amigos, etc..

Por último, deberemos tener en cuenta que nunca podemos obligar al escolar a realizar una actividad extraescolar que no sea de su agrado o por la que ha perdido el interés. Es mejor apoyarle en su decisión y orientarle para que realice otra que le motive y le permita desarrollar algo que le sea beneficioso a nivel personal y educativo.

Consejos básicos para organizar las actividades extraescolares

  1. Elegir actividades acordes con la personalidad del niño.
  2. Dejar que el niño participe en la elección de las actividades y que realmente sean de su agrado.
  3. Asegurarse que la actividad deja al niño o niña tiempo suficiente para hacer las tareas escolares y disfrutar de sus amigos y su familia.
  4. Procurar que alguna de las actividades extraescolares sea un deporte, si realiza más de una actividad debería combinar una actividad deportiva y una intelectual (idiomas, música, etc.).
  5. Deberán poder compatibilizar las actividades académicas ordinarias y las extraescolares.

Pequeños navegantes.

Magazine 31 de octubre del 2010.  Texto de Antonio Ortí 

Prohibir a un niño conectarse a internet no es el mejor camino, dicen los expertos. Si no navega en casa, lo hará en otro sitio. Es mucho mejor llevarle de la mano hasta que aprenda a valerse por sí solo.  

Una madre escribe en el ordenador: “¿Cómo te ha ido en el colegio, hija? Tu padre y yo te echamos mucho de menos. ¿Por qué no apagas un rato el PC, sales de tu habitación y vienes a cenar algo?”. El chiste se cuenta a la puerta de los colegios. La reacción más habitual entre los padres es reírse, luego contar las anécdotas que les atañen y debatir qué se debe decir a un niño que pide jugar con internet “igual que hacen mis amigos”.Paulino Castells también apela al sentido común, aunque su visión sea diferente. Imparte clases de Psicología en la Universidad Abat Oliba-CEU de Barcelona y es autor de una veintena de libros que exploran la naturaleza infantil y las relaciones familiares. “No se puede pretender –asegura– que un padre adiestre a su hijo en las nuevas tecnologías, pero sí que le explique que todos los valores humanos parten de la sabiduría ­tradi­cional.”

En El curioso caso de Benjamin Button, Brad Pitt nace con la apariencia de un anciano, aunque sea un bebé. Puede que algunos padres piensen en esta película observando a su hijo de seis o siete años manejarse con total soltura en el teclado. “Hasta la irrupción de las nuevas tecnologías, los adultos estaban acostumbrados a ser quienes enseñaban a los niños y no al revés. Pero ahora ese flujo de conocimiento se ha invertido”, señala Enrique Dans, autor de Todo va a cambiar (Editorial Deusto).

Dans es doctor en sistemas de información por la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y crea opinión en todo lo que esté relacionado con internet y las nuevas tecnologías. Cuando suena, su móvil reproduce el sonido de R-2 D-2, el robot sabelotodo de La guerra de las galaxias, por lo que no sorprende que sus teorías sean una especie de avanzadilla de algo que, escuchándole, parece inminente.

“¿Qué tipo de actitud debemos tener ante un niño que quiere jugar en internet? –pregunta–. Yo aconsejo poner a los hijos en contacto con el ordenador lo antes posible. No se trata, por supuesto, de dejar a un niño de uno o dos años a solas con el ordenador, ya que podría desde tragarse una tecla hasta asfixiarse con el cable, pero sí, por ejemplo, de empezar a enseñarle contenidos adaptados a su edad para que comience a ver el ordenador como una parte más de su mundo.”

En opinión de este experto, los dos años no son una mala edad para que un niño empiece a mover el ratón, “obviamente bajo supervisión y con sentido común”. Pone como ejemplo a su hija, que con tres años ya pintó su primera casita en el ordenador.

Puede que a muchos padres les cause asombro la idea de entregar el ratón a una niña de dos años, pero algunas asociaciones de pediatría ya trabajan también en esa línea. Y, con respecto a lo de hacer uso del sentido común, significa no utilizar el ordenador como un canguro, dejar al crío solo durante largos periodos ante la computadora.

A su juicio, “el botellón electrónico es incluso más peligroso que el químico”, por lo que recomienda tener cuidado “con la adicción a internet”. Pero Castells se pone del lado de los niños cuando se le plantea la conveniencia de instalar un filtro informático que controle las páginas que visitan: “El mejor filtro es la educación. Es una cuestión de confianza. Si los padres sospechan, que actúen, nadie conoce mejor a sus hijos. Pero como hobby, se desaconseja violar su privacidad. El problema es cuando un padre actúa impulsivamente y entra en la vida de su hijo como un elefante en una cacharrería”. “Antes de dar ese paso –añade–, es mejor asesorarse, porque cuando se rompe la confianza luego es difícil recuperarla.”

En relación con la adicción a internet, y pese a que algunas clínicas privadas ofrecen tratamientos de deshabituación carísimos, esta adicción no figura en el DSM-IV, el manual más utilizado en el mundo para el diagnóstico de desórdenes mentales, que edita la Asociación Americana de Psiquiatría. Tampoco ha sido aceptado aún el trastorno por la Organización Mundial de la Salud.

¿Cuál es la frontera entre un uso normal y uno de riesgo? “Yo diría que desatender las necesidades básicas. Es decir, saltarse comidas, no verse con los amigos y preferir la realidad virtual a la vida real”, contesta Juan Alberto Estallo, pionero en España en el estudio de los efectos psicológicos de las nuevas tecnologías y autor de Videojuegos: juicios y prejuicios (Ed. Planeta). “A los críos lo que hay que ofrecerles es variedad. Lo preocupante es que un niño que tiene diferentes actividades que elegir, entre las que se incluyen cosas que siempre le han gustado, las rechace y se refugie en internet”, indica Estallo.

Su recomendación para los padres de una niña o de un niño que hayan recibido a través de internet un impacto inapropiado para su edad es mantener la calma. “En primer lugar, que no se asusten y que piensen que no es el primer niño al que le pasa algo parecido. Mi segunda sugerencia sería observar si la conducta del niño cambia. Si hay algún cambio, hay que valorarlo y comprobar si es pasajero o se mantiene en el tiempo. En caso de que disminuya su rendimiento escolar, lo mejor es ir a la escuela, mientras que si el cambio tiene que ver con la salud, hay que acudir al médico. La clave es asesorarse y no actuar a la tremenda”, aconseja.

¿Cómo se le hace entender a un niño lo que es internet? Aquí cada experto tiene su librillo. Según escribe en un post José Cervera, otro de los gurús de internet, la red no es muy diferente a una gran ciudad en la que la mayor parte del territorio es seguro, aunque existan barrios en los que es preferible no pasear solo por la noche. En su opinión, hay que llevar a los niños de la mano para que conozcan ese mundo, en lugar de privarles de él con la excusa de protegerles. No se trata de prohibirles salir a la calle, sino de enseñarles a respetar los semáforos. Y también hay que estar preparados para, cuando cometan errores, saber reaccionar ante ellos.

Y es que, al final, la mejor herencia que se puede dejar a un hijo es que sepa valerse por sí mismo.

Hablar su idioma
Cada vez hay más internautas de cortísima edad que con un sólo clic viajan mucho más lejos de lo que les gustaría a sus progenitores. Marc Prensky, autor de No me molestes mami. Estoy aprendiendo, les denomina “nativos digitales”, en oposición a sus padres, que en muchos casos son “inmigrantes digitales”.

Es decir, muchos papás y mamás pueden intentar “hablar en digital”, pero siempre “se les notará el acento”, dice. Eso sí, los expertos creen que es mejor compartir videojuegos, comunicarse por e-mail o enviarse SMS que acabar hablando idiomas distintos.

Hábitos de estudio

Desarrolla buenos hábitos de estudio

Os dejamos una presentación donde aparecen las características más importantes para un buen estudio.

¿Cómo puedo proteger a mis hijos de las Drogas?

El Instituto CEU Sobre Drogas y Conductas Adictivas y la Universidad CEU  Cardenal Herrera, realizan un programa, destinado a padres, de Prevención familiar en Drogodependencias.  El mencionado programa es de carácter gratuito y comienza el 7 de Octubre de 2010.

Disponen de toda la información en http://idyca.uchceu.es y en

http://www.uch.ceu.es/principal/cursos/2010/prevencion_familiar/inicio.asp?c=informacion&menusuperior=

Curso virtual para padres “en familia”

Características del Curso :

  1. Es interactivo, En el que podemos dialogar en los foros con otros padres madres y, profesionales , aportando nuestras reflexiones, experiencias o plantear nuestras dudas; también podemos visualizar videos, contenido para selecionar, etc
  2. Es Práctico, Tratando de las cuestiones qué nos interesan de forma clara y concreta, aportando pautas y  orientaciones y aplicadas a las situaciones de la vida cotidiana.
  3. Es autoformativo, Donde el papel de los participantes es clave, ya ellos que son los que van a poder establecer ritmo de participación, y  van a poder elegir sus centros de interés dentro de los aspectos que se van a ir tratando durante el curso.
  4. Está orientado a la Formación de determinados ámbitos de nuestras vidas, como son la familia y las relaciones que se establecen en ella, entre otras cuestiones.
  5. Es de acceso libre, ya que cualquier padre y madre puede tener acceso un dicho curso siempre que se tenga internet.

Desde http://aulavirtual.fad.es se podrá acceder al CURSO VIRTUAL PARA PADRES EN FAMILIA para la COMUNITAT VALENCIANA (http://aulavirtual.fad.es/enfamilia_VALENCIA.htm )



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.